Ha llegado el momento de decirle adiós al refugio. La mayoría de personas han ido volviendo a sus hogares de forma paulatina. Otros no tienen tanta suerte y sus edificios han sido declarados potencialmente peligrosos o inhabitables.

地震

*Pegatinas que los inspectores pegan en los edificios según nivel de daños: verde (seguro), amarillo (potencialmente peligroso, se permite entrar, pero sólo para llevarse objetos personales), rojo (inhabitable).

Más refugios como el nuestro van a cerrar sus puertas a partir de ahora, pero todavía queda mucha gente que necesita ayuda. Por eso en varios puntos de la ciudad, otros siguen en activo.

Cabe añadir que en otras zonas, el terremoto ha causado estragos y hay muchísimas personas que no pueden volver a sus casas porque han quedado destruidas.

destrozofoto01

Es por esto que aquí en Kumamoto sigue habiendo muchos voluntarios. Desde ciertos puntos neurálgicos repartidos por la ciudad se les da una formación básica y se les asignan un destino y las tareas a realizar. Nos alucina ver a tanta gente dispuesta a ayudar.

Anuncios